Semblanza de Jesús Casado para Premios Andriano Antinoo 2015

El pasado domingo 10 de Mayo se celebró la gala de entrega de los Premios por la Igualdad Adriano Antínoo en el que se reconocía a nuestro compañero del Foro de hombres por la Igualdad Jesús Casado Rodrigo. Esta es la semblanza de Jesús que presentó Hilario Sáez Méndez, Presidente de la Fundación Iniciativa Social y miembro del Foro.

 

Sevilla 11 05 2015: IV Edición premio por la igualdad Adriano Antinoo. FOTO:J.M.Paisano

Sevilla 11 05 2015: IV Edición premio por la igualdad Adriano Antinoo.
FOTO:J.M.Paisano

Buenas tardes. Gracias a los compañeros de la Asociación Adriano Antínoo por darme la ocasión de participar en este acto de entrega de los premios por la Igualdad 2015, presentando a Jesús Casado Rodrigo. Para mí, como miembro del Foro de Hombres por la Igualdad del que Jesús ha sido también fundador; como Presidente de la Fundación Iniciativa Social de la que es Patrono y Diputado de Culto desde su constitución; y, sobre todo, como el amigo con quien comparto cotidianamente intimidad, cariño, ilusiones, penas y algunos vicios, este galardón supone una enorme satisfacción y un gran motivo de orgullo.

Ciertamente si se quiere reconocer la contribución a la lucha contra la desigualdad y la discriminación ya sea por razón de la orientación sexual o del género, Jesús es un magnifico ejemplo.  Jesús ha sido y sigue siendo una de las personas fundamentales en la construcción tanto del movimiento LGTB como el de los Hombres por la Igualdad. Su trayectoria representa lo mejor de la emergencia de ese nuevo sujeto político que es la Ciudadanía, ahora llamada a protagonizar una verdadera revolución democrática.

A principios de la Transición Jesús era un jovencísimo y prometedor actor nacido en Alcalá de Guadaíra que había protagonizado los primeros montajes de Lorca y Cernuda promovidos por la Junta de Andalucía; se había licenciado en Filología Anglo-germánica con un brillante expediente y, tras una estancia en la universidad de Carolina, se había convertido en profesor de didáctica de la lengua inglesa en la Facultad de Ciencias de la Educación de Sevilla con apenas 25 años. Era coautor del diccionario de Terminología Teatral Ingles-Español y había traducido varios textos sobre teatro que hoy siguen siendo de referencia. Como tantos jóvenes de aquella época, había participado en las movilizaciones para reclamar Democracia, libertad, autonomía y justicia social. ¿De qué tenía que avergonzarse? ¿Porqué tenía que ocultar sus gustos, encerrarlos en un gueto o esperar a que se los “tolerasen”? ¿Porqué debía aceptar que le negaran sus derechos civiles o le marcasen por sus preferencias sexuales?

Por eso acudió en Junio de 1994 a la convocatoria de una asamblea para celebrar el 25 aniversario del día del Orgullo. Allí se encontró con un grupo de jóvenes homosexuales “cabreados” (que era como entonces se decía “indignados”), decididos a crear una asociación para montar el movimiento homosexual en Sevilla. Al parecer también hubo entonces quienes ya se planteaban lo de “asaltar los cielos” pero lo hicieron alquilando una avioneta que sobrevoló la ciudad con una pancarta en la que se leía: “Gays y Lesbianas: 25 años con orgullo”. 

En menos de siete meses constituyeron la Asociación “Somos” Plataforma Gay y Lesbiana de Sevilla, de la que Jesús Casado fue su primer presidente y una de las personas fundamentales a lo largo de toda su trayectoria.

Conectaron con el resto de movimientos sociales, apoyando las campañas del Comité Anti-sida y sumándose a la defensa de los Derechos Humanos en todos sus frentes.  Abrieron su sede en la Calle Amor de Dios, en pleno centro de Sevilla, desde cuyo balcón participaron en una petalada que se le hizo al SinPecado de la Hermandad del Rocío de la Macarena.  Crearon la primera revista homosexual de Andalucía que (adelantándose al lenguaje de las nuevas tecnologías) llamaron “X Ti”.  En la editorial de su primer número declaraban: “Porque el gueto se nos queda pequeño, somos ambiciosos/as y queremos ser lo que somos en cualquier lugar y circunstancia. Somos una generación de gays y lesbianas que  (….) Reivindicamos nuestro derecho a ser como somos en las calles de esta Híspalis milenaria, unas calles que como nuestra Constitución son de todos y de todas (…) estamos aquí para luchar contra la secular homofobia de nuestra sociedad, contra los roles machistas, contra la caverna mediática de nuestra ciudad, contra laS iglesiaS que hieren nuestra dignidad”.

La Asociación “Somos”  contribuyó decisivamente a la construcción del movimiento homosexual no solo en Sevilla, sino en Andalucía y España. “Somos” supo conectar con una comunidad homosexual creada en torno al “ambiente” que carecía de voz política. Celebró el Orgullo haciéndose visibles, “sin miedo ni victimismos”, con acciones tan subversivamente divertidas como la boda entre Hércules y Julio Cesar en la Alameda. Defendió la dignidad y los derechos de los homosexuales contra cualquier tipo de homofobia incluso en situaciones tan difíciles como la provocada por el caso Arny.  Junto a la asociación “Nos de Granada”, organizó las primeras Jornadas Andaluzas Sobre Homosexualidad. Además jugó un papel decisivo para la confluencia del conjunto de organizaciones estatales en la reivindicación del derecho al matrimonio igualitario. Un reivindicación acordada como respuesta a las reticencias existentes para aprobar una Ley de Parejas de Hecho descafeinada que se adoptó en un encuentro organizado en Sevilla por Somos en 1997.  La memoria de todo este rico proceso está por recuperar y espero que este reconocimiento a Jesús sirva para que lo hagamos pronto no solo por justicia sino porque al conjunto de los movimientos sociales nos urge encontrar ejemplos de cómo se puede producir una profunda transformación social desde la Ciudadanía.

Jesús es también una de las personas claves en el movimiento de hombres por la igualdad. Participa desde su constitución en 1996 en el Grupo de hombres de Sevilla en el que, ante el asesinato de Ana Orantes, decidimos salir a la calle pidiendo firmas con el manifiesto “El silencio nos hace cómplices”. Entre aquella panda de machirulos igualitarios que éramos los integrantes del grupo, solo a Jesús se le habría podido ocurrir la idea de llevar un lazo blanco como símbolo de rechazo público a la violencia machista. También fue quien insistió en que fuera HOMBRES la palabra que destacara en la pancarta de la manifestación que convocamos contra la violencia machista en 2006 y por la que al Foro de Hombres por la Igualdad recibió el reconocimiento del gobierno de Jose Luis Zapatero. Cuando nos dieron el premio Meridiana en 2012, todos estuvimos de acuerdo en que lo recogiera en nuestro nombre.

Sevilla 11 05 2015: IV Edición premio por la igualdad Adriano Antinoo. FOTO:J.M.Paisano

Sevilla 11 05 2015: IV Edición premio por la igualdad Adriano Antinoo.
FOTO:J.M.Paisano

Sus críticas al modelo hegemónico de masculinidad tradicional se han dirigido tanto a los hombres heterosexuales, a quienes nos ha recordado que la homofobia es una de las principales armas del Patriarcado, como a los hombres homosexuales a los que en su ponencia sobre “virilidad Gay” termina diciendo: “A pesar de los avances en tolerancia, respeto y visibilidad, los gays, en cuanto hombres, seguimos sufriendo la presión de un modelo de virilidad que no hemos puesto en cuestión, y que a la postre acaba teniendo un coste personal, social y emocional enorme para los individuos”.

No quiero terminar sin destacar también su labor como profesor de maestras y maestros. En un momento en que la universidad pública se ve ahogada por los recortes y el credencialismo de una absurda acumulación de méritos, Jesús sigue prefiriendo esforzarse cada día por dar lo mejor de sí mismo a sus alumnas y alumnos, dedicándose con la honestidad de quien se cuestiona cada día la mejor forma de enseñar. Uno de los privilegios de su amistad es poder escucharle contar sus clases y comprobar cómo en cada nuevo curso hay alumnos que lo recuerdan como el mejor profesor que han tenido.

Pero lo mejor de Jesús no es todo lo que ha hecho sino su forma de hacerlo. Lo más valioso de Jesús lo disfrutamos su familia, sus amigos, la gente que tenemos el gusto de compartir con él su vida:  la generosidad con que nos regala sus músicas; la paciencia con la que nos guía entre las multitudes de Semana Santa; la “conformidad” con la que soporta los momentos adversos; la cercanía con la que escucha, la lucidez de sus palabras….. Y lo nervioso e impaciente que se pone cuando se le halaga.

Muchas Gracias 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s