Somos Memoria II: De la Marginación al Movimiento Social. 21.06.2016 en Sevilla

Este martes 21 de Junio a las 19.30 se celebra en el Teatro del Duque de Sevilla un acto de recuperación de la memoria histórica de los inicios en Sevilla del movimiento de liberación homosexual.

Tendremos una TERTULIA ABIERTA con protagonistas de las primeras organizaciones de liberación homosexual para ir construyendo el relato de los primeros años y las conexiones y conflictos del activismo homosexual con movimientos sociales y partidos políticos de la época.

Será la segunda entrega del Proyecto Somos Memoria que se puso en marcha el pasado año. El objetivo es estudiar el proceso por el que un colectivo como el de las personas homosexuales sale de la marginación para convertirse en un movimiento social que, aun siendo minoritario, logra cambios sociales, legislativos e institucionales, y contribuyendo de forma significativa a su integración y normalización.

Nos planteamos recoger la memoria histórica del proceso y provocar una reflexión crítica entre diferentes grupos de actores protagonistas con quienes recuperar la historia subjetiva del proceso, como ejemplo sobre cómo construir Ciudadanía.

En 2015 la tertulia se centró en quienes vivieron la marginación y sufrieron homofobia por ser homosexuales antes de la aparición del movimiento y de la lucha por los derechos sociales.

Somos Memoria II

Este acto forma parte de las actividades convocadas por la Plataforma 28J para la celebración del día Orgullo en Andalucía.

Organizan: Fundación Iniciativa Social, Asociación Adriano Antínoo y Foro Hombres por la Igualdad

21 Octubre 2016: Décimo Aniversario

DSC_9191

Queridos compañeros,

Este año se cumple el décimo aniversario de la primera manifestación de hombres contra la violencia machista, que organizamos en Sevilla en 2006. Desde el Foro de Hombres por la Igualdad hemos pensado que esta celebración es una buena ocasión para volver a juntarnos, reflexionar sobre el camino recorrido y, sobre todo, mirar al futuro.

Estamos en un momento crucial en el que se están sentando las bases de la sociedad de los próximos años. La marcha del 7N contra las violencias machistas sirvió para visibilizar a los feminismos como sujeto colectivo autónomo capaz de marcar la agenda política y electoral del Estado. La presencia de hombres en estas movilizaciones masivas es ya más que notable. La participación de hombres en espacios feministas mixtos está cada vez más normalizada y el discurso de los hombres por la igualdad, aunque siga siendo minoritario y poco conocido, ha calado en el movimiento feminista y es cada vez más reconocido por su contribución a la crítica de los modelos hegemónicos de masculinidad, tradicionales y nuevos.

Creemos pues que estaría bien volver a hacer una convocatoria general en torno al 21 de octubre, y queremos ofreceros Sevilla como punto de encuentro. Como entonces, queremos que esta iniciativa sea compartida y protagonizada por los hombres que formamos parte de este “meneíllo”. Hemos planteado la iniciativa a compañeros de la Red de hombres por la Igualdad, de AHIGE y de otras iniciativas y colectivos, que han mostrado su buena disposición y voluntad de participar. 

Nuestro deseo sería volver a organizar una convocatoria que ocupara tres días (Jueves 20, Viernes 21 y Sábado 22 de Octubre) y que permitiera abordar tres cuestiones que nos parecen fundamentales en estos momentos. La primera de ellas sería una Jornada sobre “Hombres y Violencias Machistas” (Jueves 20) en las que se abordarían experiencias y programas de sensibilización, de prevención específica y de reeducación. La segunda cuestión estaría centrada en las Movilizaciones de hombres contra las Violencias Machistas; para esto queremos recoger diferentes iniciativas y experiencias, hacer un reconocimiento a José Saramago como inspirador de algunas de ellas (incluidas las manifestaciones de 2006 en Sevilla y Montevideo) y convocar una nueva Manifestación de hombres contra las Violencias Machistas que se celebraría en la tarde del Viernes 21. Por último, aprovechando lo que esperamos sea una significativa presencia del movimiento de hombres, el Sábado 22 nos planteamos un Encuentro de Hombres por la Igualdad en el que debatir y hacer propuestas sobre el futuro.

Como podéis ver se trata de una iniciativa ambiciosa para la que necesitaremos todo el apoyo que ahora nos falta y que hay que abordar con la rapidez del tiempo que no tenemos. Nosotros ponemos el entusiasmo y la buena disposición con que una vez, hace ahora ya diez años, nos planteamos por estas mismas fechas lo que Saramago presentó como utopía y entre todos convertimos en realidad. Os pedimos que quienes queráis participar en la organización de esta nueva iniciativa nos manifestéis vuestra disposición a formar parte del grupo organizador o del grupo de apoyo que esperamos poder montar con las muchas ofertas que seguro tendremos.

Esperamos vuestras respuestas.

Un abrazo.fhxigualdadtopic

REIVINDICACIÓN DE LA MEMORIA DE RESISTENCIA DE LAS MUJERES ASESINADAS POR VIOLENCIA MACHISTA

Heroínas asesinadas

Los feminismos llevamos años denunciando cualquier tipo de violencia machista contra las mujeres y contra todo el que no responda al prototipo de la masculinidad hegemónica, hemos explicado el por qué y el para qué de la violencia machista y hemos reclamado la protección efectiva de las víctimas, pero nos ha faltado hacer el homenaje que merecen a esas mujeres que pagaron con su vida la lucha por recuperar la libertad perdida a manos de quienes un día dijeron amarlas.
IMG_3851

Empezamos denunciando el sexismo, los acosos, las violaciones, los malos tratos y los asesinatos contra las mujeres. Cuando se hablaba de violencia familiar, intrafamiliar o de pareja, explicamos que quienes la ejercían eran hombres y quienes la sufrían eran las mujeres, por eso hablamos de violencia de género y de violencia machista, aunque la Ley integral contra la violencia de género acabara dejando fuera de esta categoría a muchas de las víctimas.

Para vencer las resistencias de los agentes que, siendo quienes debían asegurar la protección de las víctimas, se preguntaban qué habrían hecho ellas para merecer ese trato o por qué habían tardado tanto en decidirse a denunciarlo, explicamos los mecanismos culturales y las estrategias seguidas por los victimarios para minar su autoestima y limitar su capacidad de decisión.

Para erradicar la violencia machista se diseñaron políticas de protección de las mujeres y de su prole, se trató de sensibilizar a la ciudadanía y se animó a las víctimas a denunciar, pidiéndoles que confiaran en la ayuda que se les ofrecía. Al mismo tiempo fuimos entendiendo la importancia de la prevención, la necesidad de promover el empoderamiento de las mujeres y la reeducación de los hombres.

Algunas de las que lograban escapar de las agresiones y el maltrato al que llevaban años sometidas sirvieron de ejemplo para demostrar que era posible escapar del infierno. Si denunciaban, el Estado actuaría contra el agresor y garantizaría su protección y la de su prole, aunque las escondiera en casas de acogida, incapaz de alejar efectivamente a sus victimarios.

Para explicar, y explicarnos, la espiral que lleva a tantos hombres a traspasar los límites del machismo cotidiano analizamos la cultura patriarcal, distinguimos las desigualdades por sexo y género, diferenciamos entre violencia y maltrato, o identificamos la escala que puede llevar de los micromachismos a las violencias emocionales, psicológicas, económicas, físicas y sexuales y al asesinato.

Para ampliar los límites de nuestra percepción de las violencias de género añadimos, a la que sufren las mujeres, la que padecen los hombres y las personas etiquetadas como tales que no son lo bastante viriles; aquella con la que se socializa a los niños en los privilegios masculinos, a veces la forma más sutil y naturalizada de todas.

Contamos el número de denuncias y de asesinatos por año, discutiendo si el aumento de las primeras demostraba una mayor confianza en el apoyo institucional o un crecimiento de la violencia. Se apostaba por empoderar a las mujeres y promover la deconstrucción de la masculinidad hegemónica y se respiró cierto optimismo mientras aumentaban la sensibilidad social y los recursos públicos, aunque nunca se aseguró a las víctimasni una vivienda ni una renta básica.

Pero el espejismo se disolvió: en la última década el 25% de las asesinadas habían denunciado su situación, se cuestionó la ley de protección a las víctimas y a las mujeres que se atrevían a denunciar, se aprovechó la crisis para reducir los recursos en un 40% y quedó en entredicho la confianza en la capacidad del Estado para proteger a las víctimas.

Hoy la mayoría observa el fenómeno como si se tratara de una desgracia natural, porque los asesinatos se tornan monótonos,  los minutos de silencio saben a postureo político y los medios de comunicación no hacen nada por abordar aquellas violencias que no son noticia porque son cotidianas, aquellas de las que participamos la mayoría y que son el caldo de cultivo imprescindible en el que se desarrollan las que sí llaman su atención.

Sea como fuere, los esfuerzos por acabar con la violencia machista nos han llevado a olvidar la historia real de las mujeres concretas que se ocultan tras las cifras anuales de asesinadas que se diluyen en la memoria. Hemos pasado por alto que son historias de resistencia que ellas no pueden contarnos y necesitamos recuperar su memoria para poder reivindicarlas como las mártires del feminismo que han sido, saber cómo consiguieron reunir el valor suficiente para tratar de escapar del infierno en que vivían, sabiendo como sabían que se jugaban la vida en el intento.

Seguramente fueron mujeres “normales”, que probablemente no se reconocerían como  feministas y menos aún como heroínas, pero tenemos que recordar que la mayoría murió por atreverse a decir que no, por rebelarse e intentar escapar al insoportable control al que se veían sometidas. Es cierto que tuvieron que aguantar mucho pero también que en las peores condiciones imaginables, confiaran o no en las promesas incumplidas de las instituciones, denunciaran o no su situación por temor a enfadar aún más a su verdugo, la suya fue una rebelión frente a un asesino tan heroica como solitaria.

Por eso son mujeres caídas en la lucha feminista, aunque no les demos medallas póstumas ni pongamos sus nombres a las calles y las plazas de sus ciudades. Recordar sus nombres y sus historias es el mínimo homenaje que debemos a estas mártires que encontraron fuerzas para intentar conquistar la libertad y el futuro.

Merecen que las reivindiquemos en lugar de olvidarlas, aunque esto implique reconocer que no fueron ellas sino el resto quienes fuimos incapaces de prestarles la ayuda que necesitaban. Su sacrificio no merece caer en el olvido. Por eso queremos recuperar la memoria de resistencia de estas mujeres asesinadas por violencia machista que no lograron conquistar su libertad, pero ampliaron la nuestra.

 

José Ángel Lozoya Gómez
Jesús Casado Rodrigo
Rocío Medina Martín
Hilario Sáez Méndez

Sevilla, 21 de octubre de 2015

 

23015-page-001 (1)

Hombres contra las Violencias Machistas: Coloquio sobre Neomachismos y Acción de apoyo a la Marcha7N

 

23015-page-001 (1)

Como cada año, el Foro de hombres por  la Igualdad organiza en Sevilla un acto contra las violencias machistas en conmemoración de su primera manifestación celebrada el 21 de octubre de 2006 bajo el lema s”. Desde entonces hemos “El silencio nos hace cómplice” convocado a hombres (y mujeres) a una reflexión personal y colectiva sobre los modelos de masculinidad hegemónicos y la responsabilidad de sumarnos a la lucha contra las violencias machistas, especialmente quienes nos beneficiamos de sus privilegios.

Este año este acto coincide con la Marcha Estatal Contra las Violencias Machistas  a Madrid que hemos convocado desde los movimientos feministas para el próximo 7 de Noviembre. Los recortes en Igualdad y la reacción patriarcal que estamos sufriendo en todos los ámbitos de la vida están suponiendo un aumento de las violencias machistas en todas sus manifestaciones. El número de mujeres asesinadas sigue aumentando haciendo del  feminicidiola más grave violación de los Derechos Humanos que padece nuestra sociedad”. Pero estas muertes no son más que la punta del iceberg de unas violencias estructurales y cotidianas que incluyen abusos, maltratos, acosos, insultos, faltas de respeto, amenazas y agresiones de todo tipo y en todas las esferas.

Como añade el Manifiesto del 7N:

El movimiento feminista considera que las violencias, que vivimos en distintos ámbitos, suceden en una sociedad que tolera la desigualdad, y resta credibilidad y autoridad a las mujeres. El machismo alimenta nuestra desvalorización, la cosificación de nuestros cuerpos y la falta de respeto a nuestras decisiones. Igualmente, estas agresiones son inseparables de las que sufren las personas que no responden a la masculinidad hegemónica.”


Frente a quienes venimos denunciando desde hace tiempo que el machismo es violencia de género, existe un creciente neomachismo que niega la realidad de las desigualdades y violencias de género y sirve de lanzadera de una ideología reaccionaria cuyos mensajes neoliberales y neoconservadores no llegarían a las clases sociales más populares y perjudicadas por una mentalidad individualista y competitiva.  Este revisionismo supone un ataque que los feminismos y la Ciudadanía no podemos permitir dejar sin respuesta en un momento crucial de nuestra Democracia en el que se está redefiniendo la agenda pública. Especialmente los hombres que estamos por la igualdad y nos sentimos parte de los feminismos, estamos llamados a denunciar estas nuevas formas de reproducción de las desigualdades que vemos en la vida personal, familiar, comunitaria, económica, social, políticas e institucional.

Este año, el acto que organiza el Foro de hombres por la Igualdad consistirá en un debate coloquio sobre Neomachismos y Otras Violencias de Género dinamizado por un grupo de hombres implicados en los movimientos sociales y políticos. Al finalizar se realizará una acción pública (más) de apoyo a la campaña #YoVoy7N organizada por la Plataforma Marcha 7-N de Sevilla del Movimiento Feminista.  

La cita es en el Teatro El Duque-CC.OO. de Sevilla, el viernes 23 de Octubre entre 19:00 y 21:30 hrs.

fhxigualdadtopic

Somos Memoria

memoriahomofobia3

Con el acto de recuperación de la memoria de las marginaciones y homofobías sufridas por lo hombres homosexuales, se ha presentado esta tarde el Proyecto Somos Memoria. Convocados por la asociación Adriano Antínoo y el Foro de hombres por la Igualdad, se juntaron una cincuentena de personas en un ágora de debate formado por un círculo de protagonistas, que vivieron aquella época, rodeados por el público que acudió como participantes. El acto se celebró en el Teatro del Duque cedido por CCOO y acondicionados por el técnico de sala de la Compañía Imperdible, Jose Pipió. La sesión duró de 19:30 a 22:00 y fue grabada por el director Juan Rivadeneyra que forma parte del grupo promotor del Proyecto. El debate fue conducido por el sociólogo y presidente de la Fundación Iniciativa Social, Hilario Sáez. 

memorias homofobiaTras la presentación del acto y de la dinámica prevista (consistente en abrir un debate entre el circulo de protagonistas para provocar un diálogo al que se pudieran sumar más tarde el público participante) se les planteó la pregunta ¿cómo era ser homosexual entonces? El debate se inició de una manera fluida sobre las diferentes experiencias dolorosas y divertidas que suponía ser homosexual en una época en la que serlo te marcaba como una persona “rara”, desgraciada, enferma, avergonzada y, no obstante, dispuesta a sobrevivir y defender la alegría como se pudiese. Las voces en el grupo protagonista eran de hombres supervivientes, pero tampoco se olvidaron de quienes no pudieron enfrentar la homofobia con los suficientes recursos personales o sociales.

En el repaso que se hizo del mapa de temas, vivencias, momentos y bares (¡qué cantidad de bares estrechos llenos de homsexuales han habido en Sevilla!), fueron saliendo todo lo que cabría esperar de la etapa preconstitucional donde seguían mandando las fuerzas vivas de un tardofranquismo que aún sufrimos. Se pudo ver el heteropatriarcado desnudado por la emocionante narración que hizo uno de los protagonistas de su experiencia de la homofobia en la infancia. El sufrimiento de la persecución legal mediante una ley de peligrosidad social que había llevado a la cárcel a más de uno de los presentes por el mero hecho de ser considerado homosexual. La doble forma de sobrevivir al servicio militar que se narraron: unos escondiéndose todo lo que fuera posible para no ser blanco del acoso militar y otros aprovechando la ocasión no para hacerse un hombre sino, como alguien comentó, hacerse todo el batallón. Una conclusión aportada al final de esta parte del debate, que ocupó algo más de una hora, apuntaba que lo que no ha cambiado es que los heterosexuales siguen sin poderse permitir las experiencias y escarceos homosexuales que siempre han habido con la naturalidad que se ha asumido el matrimonio entre homosexuales o que ningún padre se vanagloria de tener dos hijos “muy maricas”.

mermoria homofobia2El público participante siguió atentamente la tertulia del grupo protagonista y cuando se le dio paso para participar, hizo reflexiones y preguntas sobre muchos de las cuestiones que se habían planteado. Se habló de la homofobia en la política y de la diferencia entre los diferentes partidos a la hora de denunciarla. A pesar de algunas discrepancias, la mayoría de los participantes coincidieron en presentar a las organizaciones políticas y sindicales como generalmente homófobos al menos hasta que entendieron que el voto rosa era electoralmente y políticamente relevante. También se hicieron comentarios y reflexiones sobre la memoria histórica y su aplicación al terreno de la homofobia que apuntan a futuras colaboraciones. Otros participantes señalaron la importancia del SIDA como acontecimiento transcendente en el devenir del movimiento gay y varios aludieron al caso Arny como ejemplo de una ofensiva homófoba que algunos confesaron seguir temiendo.

Al final, se presentó brevemente el proyecto al grupo promotor de personas y entidades que lo apoyan. Se anunciaron próximas convocatorias, nuevas actividades y se ofreció la posibilidad de participar a quienes estuvieran interesados. En un próximo post explicaremos los detalles organizativos de un proyecto que por su metodología participativa está abierto y en gran medida por definir.

No obstante, el verdadero éxito de la convocatoria de un proyecto que, como Somos Memoria, pretende servir para reflexionar sobre cómo construir ciudadanía está en dos resultados que independientemente de su continuidad y alcance ya se han conseguido. Por una parte, la evidente producción de inteligencia colectiva que se experimentó en la sesión y que pudo sentirse en muchos momentos de conexión y lucidez colectivos. Por otra, el desbordamiento que supuso el acto respecto de las expectativas de sus promotores y que se puede ilustrar en los grupos de participantes que después con la cerveza siguieron charlando, contando anécdotas y recuperando la memoria de las marginaciones y homofobias de la que venimos.

Memorias de marginaciones y homofobias.

maricónEste miércoles 24 de Junio a las 19.30 se celebra en el Teatro del Duque un acto de recuperación de la memoria histórica de la homofobia a través de diálogos con sus protagonistas. El acto consistirá en una tertulia abierta entre participantes y quienes vivieron la marginación y sufrieron homofobia por ser homosexuales antes de la aparición del Movimiento Gay y su lucha por los derechos sociales.  Este acto forma parte de las actividades convocadas por la Plataforma 28J para la celebración del día Orgullo en Andalucía.

El acto servirá para la presentación de Somos Memoria, un proyecto cuyo objetivo es estudiar el proceso por el que un colectivo como el de las personas homosexuales sale de la marginación para convertirse en un movimiento social, que aún siendo minoritario, logra cambios sociales, legislativos e institucionales, y contribuyen de una forma significativa a su integración y normalización. El Proyecto se basa en una metodología de Investigación-Acción-Participación (IAP). Plantea recoger la memoria histórica del proceso y provocar una reflexión crítica entre diferentes grupos de actores protagonistas con quienes recuperar la historia subjetiva de los eventos que marcaron los sentidos del proceso. Más allá de la celebración de los 20 años de constitución de la asociación SomoS Plataforma Gay-Lesbiana de Sevilla, que jugó un papel decisivo en esta etapa, el proyecto pretende hacer una revisión crítica de los logros y costes de un proceso de integración e institucionalización que puede servir de ejemplo sobre cómo construir Ciudadanía.

Convocan: 

adriano antinoo       fhxigualdadtopic

Organiza: 

logo fis cuadrado

Colabora:

ccoo

Miércoles 24 de Junio 2015 19:30 (Teatro del Duque. Sevilla)

¿Qué PODEMOS hacer los hombres por la Igualdad?

Programa-Jornadas

Mañana empiezan las Primeras Jornadas Feministas de Podemos Sevilla que se celebran en el Cortijo del Parque del Alamillo los días 12 y 13. El programa es de lo más interesante, con intervenciones con títulos tan sugerentes como “¿Cuánta Clase esconde el Género?” (Astrid Agenjo),  “Los límites de la coeducación” (Pura Sánchez) o “Juegos de Poder” (Berta Muñoz), por solo mencionar los que se ofrecen mañana por la tarde.

Los miembros del Foro de hombres por la Igualdad tenemos el privilegio de participar en la sesión del sábado por la tarde. José Ángel Lozoya e Hilario Sáez dinamizan un taller sobre ¿Qué PODEMOS hacer los hombres por la Igualdad?  y Jesús casado participa en una mesa redonda sobre “Homofobia, Masculinidad y Género”.

Os avanzamos la presentación del taller para animar, sobre todo a los chicos, a que os inscribais aquí

¿Qué PODEMOS hacer los hombres por la igualdad?
Taller sobre hombres y feminismos para Podemos

La revolución será feminista o no será

Los hombres que estamos por la Igualdad no podemos dejar que las mujeres sigan cargando solas con el peso del cambio. Necesitamos dejar de limitarnos a manifestar nuestra solidaridad con las reivindicaciones de las mujeres y asumir el riesgo a equivocarnos, participando activamente con el diseño y la construcción de un futuro que inevitablemente ha de ser compartido.

Una vez que ellas han conquistado la igualdad legal la conquista de la igualdad real requiere inevitablemente de la implicación de los hombres. Necesitamos aceptar que los privilegios que disfrutamos mantienen y reproducen las desigualdades que siguen padeciendo las mujeres ( y los no heterosexuales), renunciar a y tratar de ser igualitarios en la vida cotidiana.

Las resistencias crecen a medida que nos acercamos a los núcleos del poder (el reparto de lo doméstico y el control del dinero o del Saber y la Palabra) y con ellas los discursos neo y pos machistas que pugnan con los hombres antipatriarcales por liderar el cambio que inevitablemente se tiene que producir entre los hombres.

Los feminismos son una de las bases ideológicas más solidas y nutritivas del cambio revolucionario que estamos viviendo. Necesitamos plantear la cuestión de qué hacer con los hombres y las masculinidades realmente existentes. Podemos aprovechar esta ventana de oportunidad para cuestionar las bases patriarcales del sistema de dominación social que tenemos que cambiar para poder hacer el cambio de Régimen que se avecina. Los feminismos son claves en y para Podemos.

El taller plantea un debate, abierto y participativo, sobre qué podemos hacer por la igualdad como hombres y qué tenemos que hacer como feministas con los hombres y la masculinidad. Pretende promover una iniciativa de algunos hombres en Podemos que hemos llamado Claro que Podemos ser hombres Feministas.

Ha muerto Pedro Zerolo, uno de los nuestros.

MPJS_0015

Ha muerto Pedro Zerolo. La noticia aunque esperada ha llegado como un mazazo. ¿Cómo puede ser que un hombre con tanta vida en la mirada se haya ido tan pronto? ¿Cómo puede ser que apenas hace unos meses se presentara a las primarias de su partido para ser candidato  a la presidencia de la Comunidad de Madrid y no haya llegado siquiera a recoger el acta de diputado? ¿Cómo puede ser que no esté para celebrar el cambio en un ayuntamiento del que fue concejal durante tanto tiempo? Así es la vida, así era Pedro.

En estos días que todo el mundo recuerda cómo era Pedro, desde el Foro de hombres por la Igualdad también queremos sumarnos a su reconocimiento. Su apoyo fue fundamental para poner en marcha este proyecto. Cuando en 2006, recogiendo una sugerencia de José Saramago, pensamos hacer la convocatoria de la primera manifestación de hombres contra la violencia machista, Pedro fue uno de los protagonistas fundamentales para que tuviéramos éxito. Desde el primer momento Pedro se sumó con entusiasmo a una iniciativa que no fue entendida ni bienvenida por mucha gente de su propio partido. Lo difundió en los medios de comunicación y anunció su participación. Todavía recuerdo la sorpresa de ver cientos de personas esperando en la puerta de la Diputación el inicio de una manifestación que los convocantes pensábamos no superaría una veintena de hombres. La respuesta estaba en la presencia de un Pedro Zerolo que brillaba en medio de la nube de periodistas que después difundieron la noticia por todo el mundo.

061022 El Correo 02Para quienes ahora piensan (y entonces temíamos) que aquello era solo producto de su interés por salir en los medios quiero contar un detalle de aquellos eventos que refleja la calidad humana de la persona y del político. Cuando hablamos la primera vez de su participación en la manifestación, le dijimos que nuestra intención era que la pancarta de cabecera estuviera ocupada por hombres y miembros del movimiento de hombres por la igualdad anónimos. Políticos, hombres famosos y autoridades públicas irían en las pancartas de detrás bajo el lema “El silencio nos hace Cómplices”. He de confesar que había algo de maldad por nuestra parte hacía unos políticos que nos tenían acostumbrados a aparecer para salir solo en la foto. Bromeamos con lo que valdría aquella foto puesta en otro contexto.

Pedro no puso ninguna objeción a dónde ir en la manifestación, cuando alguno de los politicuchos locales nos volvieron locos con todo tipo de anuncios y peticiones de protagonismo. Cuando llegó me preguntó dónde quería que fuese y, para evitar confusiones, yo le dije que él venía conmigo y estaría donde yo estuviese. Pasamos toda la manifestación juntos en la segunda pancarta, gritando como el que más, inventándose lemas imposibles y emocionándose con cada mujer que salía al balcón a agradecer el gesto. Al final de la manifestación todos éramos conscientes de que aquello había sido un pequeño gran éxito y que iba a ser noticia en los principales medios. De hecho Canal Plus me pidió que entráramos en directo en el telediario de la noche y mandó una unidad móvil al final del recorrido. Mientras respondía a las preguntas del presentador, podía ver al grupo de hombres que habíamos convocado aquello subidos en la Plaza de la Virgen de los Reyes exultantes mientras los fotógrafos disparaban sus flashes. Pedro no estaba entre ellos sino apartado en un lado fuera del campo de las cámara. Allí me esperó hasta que terminé para despedirse y ofrecerse para hacer otro acto en Madrid. No quiso asumir un protagonismo que nadie le podía haber negado  porque todos sabíamos (yo el primero) que gran parte de la gente había acudido a su convocatoria.

Poco después montamos un acto similar en Madrid. De nuevo fue Pedro quien movilizó a la mayoría de participantes, esta vez gente conocida del mundo de la política y la cultura. A la hora de decidir donde colocarse, Pedro nos llamó para consensuar dónde poner a cada cual, estuvo siempre dispuesto a hacer hueco para cupieran todos (recuerdo su total disposición para retrasar el acto hasta que llegara Gaspar Llamazares) y debo decir que fue mucho más elegante que alguno de los nuestros que no pararon hasta ponerse delante de la foto.

Desde entonces lo he ido encontrando en algunos actos, casi siempre acompañado de alguna activista de causas minoritarias (del Frente de Liberación Saharaui, de las transexuales…)  de esas que a los partidos y los políticos tradiciones les suelen traer más problemas que votos. Siempre rodeado de medios, de miradas de admiración y de sonrisas que compartía con sus circunstanciales acompañantes para lograr que sus justas reivindicaciones salieran del anonimato.MPJS_0012

Por eso no me extraña que tanta gente sintamos su muerte como la perdida de uno de esos políticos que sí nos representan. Un político que no se olvidaba que la principal función de su actividad pública es dar voz a quienes no la tiene y servir para promover sus causas justas. Pedro se hizo político para seguir siendo activista y logró serlo en un momento en que gran parte de la clase política de este país terminó convirtiéndose en casta. Por eso en estos días que lloramos su muerte, tanta gente le recordamos y hay iniciativas populares como ésta de que la Plaza Vázquez de Mella de Madrid pase a llamarse Plaza de Pedro Zerolo.

Hasta siempre Pedro.

Hilario Sáez Méndez

Miembro del Foro de Hombres por la Igualdad

Discurso de Jesús Casado Rodrigo en el Acto de entrega de los Premios Adriano Antínoo 2015

Sevilla 11 05 2015: IV Edición premio por la igualdad Adriano Antinoo. FOTO:J.M.Paisano

Jesús Casado Rodrígo Sevilla 11 05 2015: IV Edición premio por la igualdad Adriano Antinoo.
FOTO:J.M.Paisano

Buenas tardes.

Verme aquí recogiendo este premio es un regalo. Un regalo para mi vanidad. Gracias por este regalo. A la gente de la asociación Adriano Antínoo y a toda la gente que me aprecia y sé que se alegra por mí.

Pero también me da mucho pudor, y es porque siento que la razón fundamental  de un reconocimiento público es mi participación en SomoS. En este sentido entiendo que a mí me viene grande. SomoS fue un proyecto colectivo, que pudo funcionar gracias a la enorme generosidad de mucha gente. En el reparto inicial de funciones yo asumí como presidente la función de representación. Hoy me hace feliz retomar esa función y recoger este premio en nombre de SomoS. Gracias a Adriano Antínoo en nombre de la gente de SomoS. Y a la gente de SomoS [permitidme que diga solo unos pocos nombres de gente a la que quiero y admiro, José Antonio, Fran, Isidro, Guillermo, Jesús]: con vuestro permiso recojo este premio, que es de todas.

Desde que me anunciasteis el premio, empezó para mí un tiempo de recordar, de hacer repaso, recuperar memoria. Y esto es fundamental. El cambio social es largo, y a cada una nos toca estar solo en uno de los pasos, tratando de empujar la trayectoria en uno u otro sentido. Es importante ver las cosas con perspectiva. Sé que este es uno de los objetivos de la Asociación Adriano Antínoo, os felicito por ello, y os animo a que, más allá de la complacencia, este acto social sirva como punto de partida para esa reflexión sobre la memoria. Hay mucho que aprender de la memoria. Quiero compartir con ustedes tres reflexiones sobre lo que yo he aprendido:

Primero, lo fascinante y lo importante que es participar en un movimiento ciudadano. SomoS fue parte protagonista de un movimiento que articulaba una voz propia para convertirse en sujeto colectivo, activo, reivindicativo… en lugar de delegar pasivamente sus asuntos en unos representantes políticos que, con demasiada frecuencia, en realidad no representan a la ciudadanía.

Segundo, a medida que íbamos construyendo el discurso gay-lésbico en SomoS, yo fui aprendiendo el peso del género. No es que allí me hiciera un hombre, pero sí que empecé a entender lo que significa. Incluso dentro del colectivo homosexual [también dentro de SomoS] estaba clara la enorme diferencia en la situación de los hombres gays y las mujeres lesbianas.

Los privilegios son invisibles. La gente heterosexual se defendía cuando se les señalaban sus privilegios en cuanto heterosexuales. Claro: Igual que los hombres nos defendemos cuando desde el discurso feminista se nos trata de hacer ver los privilegios masculinos, que para nosotros son invisibles.

La homofobia es uno de los pilares fundamentales de la masculinidad tradicional. Para erradicarla hace falta un cambio en los hombres, en la masculinidad patriarcal tradicional, justo lo que también se nos pide a los hombres desde el feminismo.

Desde el movimiento transexual se diferenció identidad de género de orientación. Esto permitió que los hombres gays reivindicáramos nuestra hombría, ser HOMBRES [no “invertidos”]. Los hombres homosexuales podíamos ser tan hombres como el que más. Y tan misóginos y tan sexistas como cualquiera, claro. Esto es un ejemplo de un dilema que nos planteábamos en el colectivo, que en realidad es un doble camino, complementario y necesario: Por un lado eliminar la exclusión ampliando los límites de la normalidad, aun sin llegar a ponerla en cuestión; por otro, eliminar la exclusión rompiendo límites y poniendo en cuestión la normalidad misma, en este caso un mandato de género monolítico, que es patriarcal, jerárquico, y básicamente injusto.

Y esta es la tercera reflexión que quiero compartir. Para mí como homosexual la experiencia de exclusión ha sido subversiva, porque ponía en cuestión el concepto mismo de normalidad y hacía visibles los mecanismos perversos de la normalidad y la exclusión.

Los grupos de poder defienden sus privilegios y tratan de banalizar y desideologizar cualquier movimiento social para que pierdan su potencial subversivo. La ampliación de los límites y la dispersión de luchas ayuda a esto. Es lo que viene ocurriendo en buena medida con los movimientos gay-lésbicos, feministas, antirracistas, pacifistas, ecologistas, ciudadanos o sindicales.

Creo que la diversidad sexual es subversiva. Y creo que apostar por una democracia real y participativa pasa por mantener el sentido subversivo original de todos los movimientos ciudadanos, siendo conscientes de que siempre se trata de la misma única lucha: identificar y combatir los sistemas que estructuran la sociedad en grupos con privilegios y grupos de exclusión.

Gracias.

Jesús Casado
Sevilla, 10 de mayo de 2015

Semblanza de Jesús Casado para Premios Andriano Antinoo 2015

El pasado domingo 10 de Mayo se celebró la gala de entrega de los Premios por la Igualdad Adriano Antínoo en el que se reconocía a nuestro compañero del Foro de hombres por la Igualdad Jesús Casado Rodrigo. Esta es la semblanza de Jesús que presentó Hilario Sáez Méndez, Presidente de la Fundación Iniciativa Social y miembro del Foro.

 

Sevilla 11 05 2015: IV Edición premio por la igualdad Adriano Antinoo. FOTO:J.M.Paisano

Sevilla 11 05 2015: IV Edición premio por la igualdad Adriano Antinoo.
FOTO:J.M.Paisano

Buenas tardes. Gracias a los compañeros de la Asociación Adriano Antínoo por darme la ocasión de participar en este acto de entrega de los premios por la Igualdad 2015, presentando a Jesús Casado Rodrigo. Para mí, como miembro del Foro de Hombres por la Igualdad del que Jesús ha sido también fundador; como Presidente de la Fundación Iniciativa Social de la que es Patrono y Diputado de Culto desde su constitución; y, sobre todo, como el amigo con quien comparto cotidianamente intimidad, cariño, ilusiones, penas y algunos vicios, este galardón supone una enorme satisfacción y un gran motivo de orgullo.

Ciertamente si se quiere reconocer la contribución a la lucha contra la desigualdad y la discriminación ya sea por razón de la orientación sexual o del género, Jesús es un magnifico ejemplo.  Jesús ha sido y sigue siendo una de las personas fundamentales en la construcción tanto del movimiento LGTB como el de los Hombres por la Igualdad. Su trayectoria representa lo mejor de la emergencia de ese nuevo sujeto político que es la Ciudadanía, ahora llamada a protagonizar una verdadera revolución democrática.

A principios de la Transición Jesús era un jovencísimo y prometedor actor nacido en Alcalá de Guadaíra que había protagonizado los primeros montajes de Lorca y Cernuda promovidos por la Junta de Andalucía; se había licenciado en Filología Anglo-germánica con un brillante expediente y, tras una estancia en la universidad de Carolina, se había convertido en profesor de didáctica de la lengua inglesa en la Facultad de Ciencias de la Educación de Sevilla con apenas 25 años. Era coautor del diccionario de Terminología Teatral Ingles-Español y había traducido varios textos sobre teatro que hoy siguen siendo de referencia. Como tantos jóvenes de aquella época, había participado en las movilizaciones para reclamar Democracia, libertad, autonomía y justicia social. ¿De qué tenía que avergonzarse? ¿Porqué tenía que ocultar sus gustos, encerrarlos en un gueto o esperar a que se los “tolerasen”? ¿Porqué debía aceptar que le negaran sus derechos civiles o le marcasen por sus preferencias sexuales?

Por eso acudió en Junio de 1994 a la convocatoria de una asamblea para celebrar el 25 aniversario del día del Orgullo. Allí se encontró con un grupo de jóvenes homosexuales “cabreados” (que era como entonces se decía “indignados”), decididos a crear una asociación para montar el movimiento homosexual en Sevilla. Al parecer también hubo entonces quienes ya se planteaban lo de “asaltar los cielos” pero lo hicieron alquilando una avioneta que sobrevoló la ciudad con una pancarta en la que se leía: “Gays y Lesbianas: 25 años con orgullo”. 

En menos de siete meses constituyeron la Asociación “Somos” Plataforma Gay y Lesbiana de Sevilla, de la que Jesús Casado fue su primer presidente y una de las personas fundamentales a lo largo de toda su trayectoria.

Conectaron con el resto de movimientos sociales, apoyando las campañas del Comité Anti-sida y sumándose a la defensa de los Derechos Humanos en todos sus frentes.  Abrieron su sede en la Calle Amor de Dios, en pleno centro de Sevilla, desde cuyo balcón participaron en una petalada que se le hizo al SinPecado de la Hermandad del Rocío de la Macarena.  Crearon la primera revista homosexual de Andalucía que (adelantándose al lenguaje de las nuevas tecnologías) llamaron “X Ti”.  En la editorial de su primer número declaraban: “Porque el gueto se nos queda pequeño, somos ambiciosos/as y queremos ser lo que somos en cualquier lugar y circunstancia. Somos una generación de gays y lesbianas que  (….) Reivindicamos nuestro derecho a ser como somos en las calles de esta Híspalis milenaria, unas calles que como nuestra Constitución son de todos y de todas (…) estamos aquí para luchar contra la secular homofobia de nuestra sociedad, contra los roles machistas, contra la caverna mediática de nuestra ciudad, contra laS iglesiaS que hieren nuestra dignidad”.

La Asociación “Somos”  contribuyó decisivamente a la construcción del movimiento homosexual no solo en Sevilla, sino en Andalucía y España. “Somos” supo conectar con una comunidad homosexual creada en torno al “ambiente” que carecía de voz política. Celebró el Orgullo haciéndose visibles, “sin miedo ni victimismos”, con acciones tan subversivamente divertidas como la boda entre Hércules y Julio Cesar en la Alameda. Defendió la dignidad y los derechos de los homosexuales contra cualquier tipo de homofobia incluso en situaciones tan difíciles como la provocada por el caso Arny.  Junto a la asociación “Nos de Granada”, organizó las primeras Jornadas Andaluzas Sobre Homosexualidad. Además jugó un papel decisivo para la confluencia del conjunto de organizaciones estatales en la reivindicación del derecho al matrimonio igualitario. Un reivindicación acordada como respuesta a las reticencias existentes para aprobar una Ley de Parejas de Hecho descafeinada que se adoptó en un encuentro organizado en Sevilla por Somos en 1997.  La memoria de todo este rico proceso está por recuperar y espero que este reconocimiento a Jesús sirva para que lo hagamos pronto no solo por justicia sino porque al conjunto de los movimientos sociales nos urge encontrar ejemplos de cómo se puede producir una profunda transformación social desde la Ciudadanía.

Jesús es también una de las personas claves en el movimiento de hombres por la igualdad. Participa desde su constitución en 1996 en el Grupo de hombres de Sevilla en el que, ante el asesinato de Ana Orantes, decidimos salir a la calle pidiendo firmas con el manifiesto “El silencio nos hace cómplices”. Entre aquella panda de machirulos igualitarios que éramos los integrantes del grupo, solo a Jesús se le habría podido ocurrir la idea de llevar un lazo blanco como símbolo de rechazo público a la violencia machista. También fue quien insistió en que fuera HOMBRES la palabra que destacara en la pancarta de la manifestación que convocamos contra la violencia machista en 2006 y por la que al Foro de Hombres por la Igualdad recibió el reconocimiento del gobierno de Jose Luis Zapatero. Cuando nos dieron el premio Meridiana en 2012, todos estuvimos de acuerdo en que lo recogiera en nuestro nombre.

Sevilla 11 05 2015: IV Edición premio por la igualdad Adriano Antinoo. FOTO:J.M.Paisano

Sevilla 11 05 2015: IV Edición premio por la igualdad Adriano Antinoo.
FOTO:J.M.Paisano

Sus críticas al modelo hegemónico de masculinidad tradicional se han dirigido tanto a los hombres heterosexuales, a quienes nos ha recordado que la homofobia es una de las principales armas del Patriarcado, como a los hombres homosexuales a los que en su ponencia sobre “virilidad Gay” termina diciendo: “A pesar de los avances en tolerancia, respeto y visibilidad, los gays, en cuanto hombres, seguimos sufriendo la presión de un modelo de virilidad que no hemos puesto en cuestión, y que a la postre acaba teniendo un coste personal, social y emocional enorme para los individuos”.

No quiero terminar sin destacar también su labor como profesor de maestras y maestros. En un momento en que la universidad pública se ve ahogada por los recortes y el credencialismo de una absurda acumulación de méritos, Jesús sigue prefiriendo esforzarse cada día por dar lo mejor de sí mismo a sus alumnas y alumnos, dedicándose con la honestidad de quien se cuestiona cada día la mejor forma de enseñar. Uno de los privilegios de su amistad es poder escucharle contar sus clases y comprobar cómo en cada nuevo curso hay alumnos que lo recuerdan como el mejor profesor que han tenido.

Pero lo mejor de Jesús no es todo lo que ha hecho sino su forma de hacerlo. Lo más valioso de Jesús lo disfrutamos su familia, sus amigos, la gente que tenemos el gusto de compartir con él su vida:  la generosidad con que nos regala sus músicas; la paciencia con la que nos guía entre las multitudes de Semana Santa; la “conformidad” con la que soporta los momentos adversos; la cercanía con la que escucha, la lucidez de sus palabras….. Y lo nervioso e impaciente que se pone cuando se le halaga.

Muchas Gracias 

A %d blogueros les gusta esto: